Reflexiones sobre Star Wars. La trilogía clásica

Logo de Star Wars

Existen contadas ocasiones en las que durante un proceso creativo se produce una caprichosa conjunción astral, y se desencadena un conjunto de casualidades que acaban conformando algo único e irrepetible. Es bastante posible que Star Wars represente uno de los ejemplos más icónicos de la cultura pop sobre este curioso fenómeno. En este artículo me limitaré a enumerar algunas conclusiones personales sobre las diferentes películas que conforman la trilogía original de esta saga. No habrá pretensión alguna más allá de plasmar el punto de vista particular de un fan («Milkbar style») Así que… Hace mucho tiempo en una galaxia lejana, muy lejana …

ALERTA DE SPOILERS: El texto que aparece a continuación contiene un spoiler detrás de otro. De todas formas, si aún no has visto la trilogía original de Star Wars es que estás muerto en vida, y por tanto no tiene sentido seguir hablándole a un zombie.

Una traducción de otra galaxia

Empezaré hablando de las versiones en castellano que pudimos disfrutar en nuestro país y con las que, la mayoría, dimos nuestros primeros pasos hacia un mundo sin límites.

A finales de los 70, en España los estudios de doblaje y traducción que trabajaban para la industria cinematográfica se encontraban en plena época dorada. Teniendo en cuenta que la cadena de distribución era infinitamente más lenta que hoy en día, y que la tecnología disponible estaba muy limitada, no era extraño extenderse varios meses en estas labores, lo que permitía también un concienzudo trabajo. Pues bien, si analizamos las traducciones originales de Una nueva esperanza y de El imperio contraataca, al menos en mi opinión, tenemos claro ejemplo del trabajo con vocación de un poeta de la traducción que sin querer (o queriendo) vino a aumentar el misticismo de esta mágica saga. Veamos algunos ejemplos:

  • Cuando C3PO y Luke descubren que R2D2 ha desaparecido, Luke propone a C3PO dejar la búsqueda para el día siguiente debido al peligro que supone «la gente de la arena». En nuestra versión, el término utilizado fue «los moradores de las arenas», que destila mayor belleza.
  • Cuando Obi-wan le entrega a Luke el sable láser de Anakin Skywalker, se refiere al arma como «la espada de luz de su padre», sonando mucho más efectista y pareciendo mostrar un intento de sustituir la referencia tecnológica por otra bastante más épica. Además, durante la misma escena Obi-wan indica que la espada «no es tan abyecta como las armas de fuego». Esto sencillamente suena a pura poesía, sobre todo si tenemos cuenta que en el original inglés el diálogo venía a decir algo así como «no tan torpe o aleatoria como los blasters»
  • Durante la batalla de Hoth, los exploradores rebeldes alertan a la base del avistamiento de «AT-AT walkers», pero aquí en España los conocimos con el peculiar nombre de «avanzadas imperiales».
  • A partir de El retorno del Jedi se acuñó como oficial el término «lado oscuro de la fuerza» sin embargo, tanto Una nueva esperanza como El imperio contraataca gozaron de una alternativa mucho más poética y hermosa: «reverso tenebroso de la fuerza». Lamentablemente, se optó por mantener la primera opción para el resto de la saga.
At-At walkers en Hoth
AT-AT walkers o «Avanzadas imperiales», durante la batalla de Hoth

Voy a dejar para el final la que sin duda (y tras consenso con varios de los redactores de Milkbar) creo que es la anécdota más representativa en cuanto a las hazañas de este artista de la traducción (un abrazo amigo/a, donde quiera que estés)

Nos encontramos a bordo del Halcón Milenario, durante el viaje de nuestros amigos hacia Alderaan. Luke Skywalker se encuentra recibiendo de Obi-wan sus primeras lecciones en el manejo del sable láser. Para ello, Luke combate contra un oponente imaginario: un sencillo droide de control remoto que libera pequeñas descargas eléctricas. Ante las dificultades del chico para dejarse llevar por su instinto, Obi-wan procede a tapar sus ojos y le pide que vuelva a intentarlo… De pronto, Luke logra interceptar la ráfaga de disparos de su adversario y, lleno de euforia, proclama:

¡¡ Casi he podido ver a los lejanos !!

Luke Skywalker

Imaginen la cabeza de un chaval tratando de encajar este diálogo… ¿Pero quién demonios son «los lejanos»?… Claro, la única explicación a la que uno pudo agarrarse es a lo que transcurría instantes antes de la escena descrita: Obi-wan comienza a sufrir un fuerte dolor y le dice a Luke que acaba de sentir algo horrible… ni más ni menos que la muerte de los miles de millones de habitantes de Alderaan, a los que el imperio ha hecho saltar por los aires mediante un zambombazo de su nueva y flamante estación espacial. Vale… ¿Podrían ser esos «lejanos» simplemente aquellos habitantes de la galaxia que hubiesen fallecido?… ¡¡Tiene todo el sentido del mundo!! y más aún cuando el mismísimo Han Solo nos saca de la duda al increparle Obi-wan que «según su experiencia, la suerte no existe»:

Que valga para los vivos es una cosa… que valga para los lejanos es otra…

Han Solo

¡¡Está claro!! ¡¡Si los lejanos son lo contrario de los vivos, los lejanos están muertos!!… Y con esta idea en la cabeza crecimos muchos de los fans españoles, e incluso algunos osamos ir algo más lejos llegando a la misma conclusión: Los lejanos han de ser los Jedis caídos, ya que solamente otro Jedi puede visualizar su figura espectral… ¡¡ Y es justamente lo que Luke consigue al recibir su primera lección como aprendiz Jedi !! Además de que es una palabra ideal para asociar a un Jedi.

Luke entrenando con su droide
Mítico escenario donde tiene lugar la anécdota de «los lejanos»

Fueron necesarios varios años hasta que descubrimos la verdad, y sinceramente, en mi caso particular supuso toda una decepción: No existían los lejanos. Todo obedeció a un exceso de celo en la traducción al encontrarse con el original «the remote», que fue traducido al término de marras seguramente siguiendo un planteamiento parecido al de más arriba. Lógicamente, aquí «the remote» es el droide de control remoto que hace de sparring a Luke («¡¡ Casi pude verlo a pesar de tener los ojos tapados !!»)

En cualquier caso, me gusta recordar esta anécdota ya que curiosamente es extrapolable a otros aspectos de Star Wars ¡¡E incluso de la vida misma!! No me importa lo que piensen los «trajeaos» de Disney… para mi, «los lejanos» formarán siempre parte de Star Wars.

La flor en el culo de Lucas

Ante todo, que nadie malinterprete estas palabras. Como fan que me considero, le guardo gran respeto a George Lucas. Son conocidos los esfuerzos que tuvo que afrontar el joven George para convertir en realidad su opus magnum, pero también es justo reconocer que no estuvo solo durante el proceso, e incluso podemos asegurar que parte importante del éxito que cosechó esta saga pertenece también a otra serie de individuos excepcionales que participaron de su creación. Esto no es nada nuevo, de hecho, resulta muy curioso comprobar como en gran cantidad de ocasiones, detrás de cada genio suelen aparecer figuras en segundo plano sin cuya contribución la probabilidad de éxito de los primeros hubiera disminuido sensiblemente. Y por poner un ejemplo contemporáneo, citaré a Steve Jobs y a Steve Wozniak.

A pesar de esta pequeña justificación, no voy a eludir el órdago. Las connotaciones negativas del titular están ahí adrede. A pesar del respeto que guardo a George, no me sabe mal afirmar igualmente que es un maldito embustero. Y lo que es peor… nos miente a nosotros, los fans, sus fans. A continuación, y a modo de ejemplo, enumeraré dos mentirijillas de George:

  • «Cuando acometí el primer guion, quise centrarme en contar una pequeña parte de la gran historia que ya entonces tenía en mi cabeza»: Sin embargo, en el estreno original de Star Wars la cinta salió con ese mismo prístino título. Ninguna referencia al Capítulo IV, ni por supuesto a Una nueva esperanza, ya que ambas fueron añadidas posteriormente una vez calibrado el éxito en ciernes. Ni que decir tiene que quizás en otros aspectos George tenga muchas carencias, pero sin duda, en lo referente al marketing tuvo el olfato de un auténtico tiburón.
  • «Me vi obligado a desechar la escena del encuentro original entre Han Solo y Jabba the Hutt debido a que la tecnología del momento no me permitía sustituir al actor de carne y hueso por el personaje que yo pretendía introducir»: Si no saben a qué escena se refiere, hagan de tripas corazón y visualicen la edición especial de Una nueva esperanza (A la que por supuesto, no dedicaré ni una palabra adicional) Cuando Han Solo se encuentra preparando el Halcón Milenario tras haber sido este fletado por Luke y Obi-wan, aparece un Jabba the Hutt digital auténticamente horroroso y renderizado a cuatro polígonos y tres cuartos para echarle la bronca a Han por haber huido de los imperiales, deshaciéndose por el camino del cargamento de contrabando que portaba (Es decir, igual que hacen las narcolanchas de La Línea). Al margen de esto, es posible localizar en Internet la escena tal cual se grabó… Y si el Jabba digital da grima, mucho más siniestro resulta contemplar a una especie de gordo asqueroso en taparrabos que George elevaba a la categoría de «actor» en la cita anterior. Pero vamos a ver, George, si es cierto que pretendías sustituirlo, ¿Por qué le obligaste a vestir semejante disparate de vestuario?
Declan Mulholland como Jabba the hut. Quizá exageré con lo del taparrabos, pero ese vestuario no era de recibo

En fin, no ahondaré más en la herida y me limitaré únicamente a comentar otra anécdota. En este caso, una que refleje medianamente claro esto de «La flor en el culo de Lucas»

Corría el año 1978. El éxito rotundo de Star Wars era incontestable, y George empezaba ya a preparar lo que habría de ser su secuela. Sin embargo, se encontró con un problema recurrente entre los guionistas… ¿Cómo continuar una historia que aparentemente se ha cerrado de punta a punta en la película anterior?… ¿Pero no dijiste, George, que todo estaba en tu cabeza?… bromas aparte, George buscó consejo en el joven guionista Lawrence Kasdan, que también se encontraba trabajando con su amigo Steven Spielberg. Lawrence, después de buscar varias alternativas, sugirió que lo único que se le ocurría era tirar de una trama familiar… «¿Qué tal si Darth Vader fuese en realidad el padre de Luke Skywalker?»… Así: unas pocas palabras juntas. No llega a ser ni a conformar una línea de texto completa, y sin embargo, es historia viva del cine… Cuando George revisionó nuevamente Una nueva esperanza quedó perplejo:

  • No había ninguna referencia visual ni física a Anakin Skywalker, el padre de Luke.
  • Tío Owen y Tía Beru siempre evitaban hablar a Luke sobre su padre. De hecho, cuando Luke pregunta a Owen por la relación del viejo Ben Kenobi con su padre, cruza la mirada con Beru y le exhorta un «¡Olvida ya eso!»
  • Acto seguido, ya con Luke fuera de escena, Beru le dice a Owen que Luke nunca será granjero ya que es igual que su padre… «Eso es lo que me da miedo» asiente Owen junto a otro extraño giro musical.
  • Cuando Obi-wan le habla por primera vez a Luke de su padre, le desvela de forma lenta y pausada que este fue traicionado y asesinado por Darth Vader. La música nuevamente va adquiriendo un simple pero marcado tono de oscuridad… ¿Quizás Obi-wan está mintiendo?
  • Obi-wan también le comunica a Luke que su padre «era el mejor piloto estelar de la galaxia». Curiosamente, en la escena del combate espacial final, queda muy claro que Darth Vader es el mejor piloto imperial, con gran diferencia sobre el resto.
  • Si comparamos los sables láser de Anakin Skywalker y de Darth Vader veremos que son sorprendentemente similares. El otro sáble láser que aparece en la cinta es el de Obi-wan, que tiene líneas marcadamente distintas a estos dos.
Sables láser de Obi-wan, Vader y Anakin Skywalker
De arriba a abajo, sables láser de Obi-wan, Vader y Anakin Skywalker. Nótese el gran parecido entre el de Vader y el de Anakin (comparten empuñadura y cilindro central). Contrastan con el de Obi-wan, modelo en el que posteriormente se basará Luke para la construcción de su siguiente sable láser, y que veremos en El retorno del Jedi

Siempre según mi opinión, cuando hablo de «la flor en el culo de Lucas» me refiero a anécdotas como esta… ¿Cuál era la probabilidad real, primero de que a alguien se le ocurriera el que quizás es el giro de guion más representativo de la historia del cine, y luego de que este encajara con tal perfección sobre la película anterior? Es público y notorio que George Lucas siempre se ha sabido vender de forma excelente, pero creo que eso no debería de estar reñido con saber reconocer cuando has sufrido una ayudita del destino. Como muestra, La amenaza fantasma (de la que tampoco hablaré, por cierto) dónde George quiso mantener el control absoluto hasta niveles nunca vistos, y finalmente acabó entregando, a mi juicio, un producto a años luz, nunca mejor dicho, de su trilogía original.

Luke, a punto de recibir una sorprendente revelación
Esta escena no necesita presentación…

¿Es realmente El Retorno del Jedi tan mala?

Honestamente, creo que discutir si El retorno del Jedi es realmente la más floja de las tres películas que conforman la trilogía original, no tiene mucho sentido. Si tenemos en cuenta el nivel de los adversarios, es prácticamente un hecho objetivo. Ahora bien, últimamente estoy observando que tras el auge de «esas otras películas que vinieron después» mucho fan se está envalentonando demasiado, e incluso atreviéndose a soltarte un «esta película está claramente por encima de El retorno del Jedi… Cada uno es libre de tener su opinión, pero igualmente, aclaremos un par de cosas.

Seamos justos, y empecemos por reconocer brevemente que es lo que no funciona. Bueno, en primer lugar tenemos otra Estrella de la Muerte, lo cual deja bastante que desear en cuanto a creatividad. Luego, están los Ewoks, y sí, parecen metidos ahí de forma artificial ridiculizando infantilmente a los soldados de asalto imperiales… ¿Por motivos de marketing? Es muy posible. Por último, y de forma más sangrante… «¡Luke y Leia son ahora hermanos!» y hago especialmente hincapié en este punto porque únicamente se debió al maldito ego de George Lucas, quien no pudiendo soportar el hecho no ser el verdadero autor del genial giro de guion que ya hemos comentado más arriba, quiso marcarse un «yo también sé hacerlo». Pero claro, ¡ni el giro era tan espectacular, ni el encaje era tan perfecto!

En definitiva, falta de creatividad y exceso de marketing. Hmmm… ¿A qué me suena esto?… En fin, mejor lo olvido y le pregunto al pato Donald la próxima vez que lo vea.

Dada la de cal, veamos ahora la de arena. ¿Qué es lo que podemos destacar de El retorno del Jedi? Bueno, podemos comenzar por la trama del rescate de Han Solo de manos de Jabba the Hutt. Esto suponía poder ponerle cara al fin a tan afamado gangster, y no, no precisamente lo encarnaron en un gordo asqueroso en taparrabos como vimos que era la propuesta original de George, sino en una criatura reptiliana realmente imponente y espantosa, rodeado de secuaces temibles y resguardado en una fortaleza de pesadilla auténticamente inexpugnable. Además, también somos testigos de

Versión definitiva de Jabba de Hutt
Mereció la pena la espera para contemplar la versión definitiva de Jabba

la transformación de Luke Skywalker en un auténtico caballero Jedi portando ahora una nueva vestimenta que denota su mayor madurez, y la joya de la corona… un misterioso sable láser, ¡con hoja de color verde! Me detengo ahora en la particular historia de este extraño sable láser. El universo expandido de Star Wars relata como Luke se vio obligado a construirse este nuevo arma para reemplazar la perdida en Bespin, y para ello, acude en busca de documentación y materiales para su construcción al hogar de Obi-wan en Tatooine (planeta en el que por cierto, también se encuentra la fortaleza de Jabba). De hecho, George llegó a filmar la escena con Luke ensamblando su sable láser para El retorno del Jedi aunque acabó cayéndose del montaje final. No obstante, la escena puede encontrarse fácilmente en Internet, y esperemos ahí continúe para el disfrute de los fans. Existe además una bellísima historia apócrifa sobre este sable láser que merece ser narrada también. El universo expandido también nos indica que la pieza central de un sable láser es el cristal kyber, un preciado componente y prácticamente imposible de encontrar en la época en la que transcurre El retorno del Jedi. Afortunadamente, Luke logra extraer uno de estos cristales de otro viejo sable láser que encontraba entre las pertenencias del viejo Obi-wan… ¿A quién podría haber pertenecido un sable láser de cristal kyber verde al que Obi-wan hubiera tenido el aprecio suficiente para llevarlo con él a su destierro? A su viejo maestro, ¡¡Qui-Gon Jinn!! Pese a lo entrañable de esta historia, la pura realidad es que la hoja verde del sable láser de Luke se debió únicamente a una casualidad. El color azul original apenas se distinguía del cielo en la escena del Sarlacc, por lo que fue necesario insertar otro color más distinguible mediante un retoque en postproducción. Esta es una de las grandezas de Star Wars: comprobar como una simple casualidad se transforma en un generador insaciable de leyendas y contenido adicional (o Lore, como han tenido a bien denominarlo en la actualidad)

Luke con las dos versiones de sable láser que se diseñaron para El retorno del Jedi
Sable láser definitivo comparado con la versión original de hoja azul que pudo verse en el trailer original de El retorno del Jedi

Otra escena que me atrevería a destacar es la muerte de Yoda. Luke asiste con gran tristeza al ocaso de su viejo maestro mientras que, lentamente, va comprendiendo que debe enfrentarse a su destino final en soledad. Una emotiva pieza musical del genio John Williams va acompañando las revelaciones y el sufrimiento de Yoda, al tiempo que va haciendo saltar todas y cada una de tus fibras sensibles. Solo cuando Yoda exhala su último aliento intentas deshacerte el nudo que se te ha formado en la garganta, te secas la lágrima que empezaba ya a desbordar, y es entonces cuando comprendes que Yoda ha sido siempre una simple marioneta, un objeto inerte que, al igual que al robot de El mago de Oz, alguien puso un corazón… Y al verlo morir, sientes morir una pequeña parte del tuyo con él. Gracias, Frank Oz (el mago de idem)

Yoda muere
La devastadora escena de la muerte de Yoda. Sin palabras

Por último, no puedo dejar de lado la redención de Darth Vader. Pensemos que esto son palabras mayores, es decir, estamos hablando del villano de villanos. Un personaje sumamente malvado al que te has pasado odiando dos películas completas y gran parte de la tercera. Si te dicen en este punto que Vader acabará retornando al bien, sencillamente no te lo puedes creer. Pero así es, lo cierto es que El retorno del Jedi plantea esto de una forma absolutamente brillante a lo largo de tres actos. Comienza con la presentación de un nuevo y genial personaje, el emperador Palpatine, al que ves descender de su nave caminando a duras penas con ayuda de un bastón. Cuando descubres que el mismísimo Darth Vader va a su encuentro y le presenta los mismos respetos que ofrecería un soldado raso a un comandante empiezas a imaginarte cuán inmenso puede ser el poder de Palpatine. En el segundo acto, Luke se entrega voluntariamente a los imperiales en la luna de Endor para ser conducido ante su padre con objeto de convencerle para que abandone al emperador, y con ello el lado oscuro de la fuerza. Esta es una genial escena cuyos méritos han tenido muy poco reconocimiento entre los fans. Transcurre en uno de los pasillos exteriores de una de las instalaciones imperiales, donde Luke implora a su padre que entre en razón… sin éxito. Antes de ser retirado por los soldados imperiales, se dirige una última vez a Vader y le dice:

Entonces mi padre está muerto

Luke Skywalker
Luke y su padre, en la luna de Endor
Pocas escenas pueden llegar a transmitir la magia de Star Wars como esta

Y es entonces cuando la magia se produce. Nos quedamos presenciando un plano de Vader durante unos escasos segundos que parecen una eternidad. No podemos ver lo que acontece bajo la máscara de Vader, pero sin entender muy bien por qué, podemos sentir perfectamente su lucha interna entre el bien y el mal. Por último, en el desenlace, Luke es conducido ante el emperador. El joven Jedi trata hacer uso de su elocuencia para sacar de su zona de confort a Palpatine, pero resulta inútil. Palpatine le neutraliza rápidamente revelándole que todo obedece a un plan orquestado minuciosamente por él, y lentamente Luke se va llenando de odio al comprender que no es rival para el terrible emperador. Presa de su odio, Luke se enfrenta en combate Jedi a Vader, al que logra derrotar fácilmente. En el último instante, Luke logra reprimir su ira y retorna a la senda luminosa justo instantes antes de haber acabado con la vida de su padre y así reemplazarle, como pretendía el emperador. Palpatine comprende rápidamente la amenaza que Luke representa para él y procede a matarlo con una mortífera descarga de poder del lado oscuro. Pese a su resistencia, Luke está condenado, ya que su poder es ínfimo en comparación con el de Palpatine. Finalmente, Vader, conmovido por el sacrificio realizado por su hijo, abandona su odio, agarra a Palpatine y acaba con él lanzándolo al vacío. Por unos pocos instantes, Luke y Anakin Skywalker pueden finalmente reconocerse el uno al otro…

Duelo a muerte entre Luke y su padre, con el siniestro Palpatine atento a la contienda
Duelo a muerte entre Luke y su padre, con el siniestro Palpatine atento a la contienda

En definitiva, esta es una opinión personal tan válida como cualquier otra. Si opinas que El retorno del Jedi no tiene nada que aportarte, poco hay que objetar. Únicamente, y solo si te apetece, te propondría un último visionado atendiendo por ejemplo a algunos de los detalles más arriba comentados. Me he visto a mí mismo cambiar de opinión sobre esta película varias veces…

Y esto es todo. Al final me he ido un poco en extensión, pero cuando hablamos de una obra tan amplia como es Star Wars, eso forma parte de lo previsible. Te invito a dejar un comentario con tu opinión, porque como ya sabrás: «todo depende del punto de vista»

Que la fuerza te acompañe

12 comentarios

  1. Jajajaj, totalmente de acuerdo compañero, lo de los lejanos y su mística creada en nuestras infantes cabezas, marcó a una generación. Esa florida y poética traducción de los diálogos siempre me fascinó. Yo soy de los que ya de crío torció el gesto viendo el retorno del Jedi, en mi opinión Lucas estaba más pendiente de manejar su imperio y meter monigotes para vender juguetes que de finalizar su propia saga. La redención final de Vader nunca me pareció creíble. Se dijo que Lucas ofreció dirigir la pelicula a Spielberg, Lynch y otros directores antes que al malogrado Marquand, el propio Irvin Keshnner lamentaba años después haber rechazado dirigirla. Creo que sus palabras, en una entrevista a la revista Cinescape, resume perfectamente lo que muchos pensamos: «Le falta unidad. No parece seguir una progresión dramática coherente. Yo nunca hubiera mostrado el rostro de Vader. En «El imperio» vemos su cabeza durante un segundo. Cuando resulta que Vader es un señor mayor, normal, con un par de heridas en la cabeza me sentí estafado.»

    Lo de los ewoks hasta donde yo tengo entendido no era la primera opción, en el primer guión eran wookies en su planeta, lo cual daba enjundia al asunto, un wookie puede arrancarte los brazos sin esfuerzo y Wicket….joder, Wicket va a por bayas al campo. Y leches, si Ford quería palmarla al final del filme, ¡¡haberle dado el capricho George!!Nos hubiéramos ahorrado los chanantes diálogos de «Cosplayer Yayo» Solo.

    Genial artículo señor coreyF, me lo he pasado en grande leyéndolo, me alegra mucho su vuelta a la maquina de escribir, maldita sea. ¿Que opina usted de Mandurriano? ¿Y del futuro de la saga?

    P.D. Viva Constantino.

    • Agradezco mucho su feedback. Sobre lo de Marquand, es cierto que acabó dirigiendo el proyecto un poco por casualidad, pero desde mi punto de vista creo que hizo un trabajo más que digno con lo que tenía detrás. Lo que no me parece bien son las críticas veladas de Keshnner, sobre todo teniendo en cuenta que como bien dices, llegó a rechazar el proyecto. A mi si me resulta bastante efectista lo de mostrar el rostro de Vader, al fin y al cabo es un ser humano que se vió preso de esa cárcel de tinieblas por sus malas decisiones.
      En cuanto a lo de los ewoks, también totalmente cierto que la propuesta inicial era usar el mundo natal de los wookies, Kkshyyyk, pero claro, debieron pensar que esa fauna tan hóstil no era la más apropiada para mantener allí una instalación militar… y ya tiraron de marketing para inventarse a los graciosos osetes. Han Solo es mi personaje favorito, pero me sumo a su reflexión, doliendome horrores también le hubiese dado una muerte heróica para evitar el espantoso bochorno que acontecería años después…
      Y sobre The Mandalorian, qué decir, que es una de las producciones que más mimo ha puesto en mantener algo del espíritu de Star Wars (junto con Rogue One) pero le veo algo de trampa, y es que creo que narrar una historia desde la tranquilidad que te da disponer de un fondo de armario brutal como el universo Star Wars, y hacerlo en un formato serie donde el timing es mucho más permisivo, al menos para mi es menos meritorio. La pregunta sobre el futuro de la saga me hubiera gustado responderla antes de 2012… antes de estos tenebrosos tiempos… antes del Imperio…

  2. Gran artículo. Grandes anécdotas. Gran saga. Un apunte. La primera era la guerra de las galaxias. Ni idea de que es eso de una nueva esperanza. Cuál será el próximo anecdotario ???

  3. Después de leer este anecdotario, entiendo ahora que George Lucas vendiera su sello a Disney, menudo genio en maniobras ilusorias. Gracias por desgranarnos los secretos de esta saga.

  4. No me importaría sumergirme en un análisis similar de la precuela y secuela en futuros artículos. Incluso una comparativa con otras películas que nada tengan que ver con el género, como por ejemplo, kickboxer.

  5. Hola.

    Es mi primer comentario en esta web y siento empezar así, pero… gracias por seguir destrozando la lengua de Cervantes. Normalmente antes se decía la expresión “destripar” aludiendo a no querer que te desvelasen el final de una película, libro, etc. No hace falta usar anglicismos como “spoiler”. Cierto es que todos caemos en alguno, pero creo que a veces abusamos por vicio y para mí la expresión, spoiler, es uno de ellas.

    En referencia a esto, siempre ha sido “La guerra de las galaxias”, hasta la segunda trilogía en que se empezó a llamar Star Wars y en la que los Jedis, ya no eran Jedis, sino Jedais, en su pronunciacón. Bien Siempre ha sido Jedis y para mí, sigue siendo Jedis.

    Y dadas las de cal, llegan las de arena. Me ha gustado mucho el artículo. Y pienso que el Retorno del Jedi es una gran película. Que quizás es la menos mística que sus predecesoras, pero que a mí por lo menos me gusta, Tienen un cambio de ritmo más acelerado, nuevos paisajes, grandes escenas como la del rescate de Han Solo, la bien comentada conversación de Luke con su padre, o el enfrentamiento entre estos ante el gozo desbocado del emperador. Que por cierto, aprovecho para mencionar, que el nuevo de la Disney deja mucho que desear en comparación con Palpatine. A este nuevo casi me te dan ganas de ir y ayudarle a cruzar la calle.

    A mí personalmente no me desagrada ver el rostro de Vader al final de la trilogía, como bien has comentado en una respuesta “A mi si me resulta bastante efectista lo de mostrar el rostro de Vader, al fin y al cabo es un ser humano que se vio preso de esa cárcel de tinieblas por sus malas decisiones.”

    Sobre la falta de originalidad en una segunda estrella de la muerte. Bueno es cierto, pero puede ser creíble, ya que la primera fue destruida por el enemigo y no porque no fuese eficiente. Lo que me pareció de mal gusto y muy decepcionante es que la Disney tomara por tercera vez este recurso. Pero claro, teniendo en cuenta que el capítulo 7, es un remake de las la trilogía original, donde hay una maestro “Yoda” mujer hostelera, un “Jabba” con sus furcias…, ¿qué se podía esperar? Ahora, esta estrella de la muerte necesita absorber una estrella para funcionar y la de la trilogía anterior no. Que me lo expliquen. Sobre el sustituto becario de Darth Vader y la muerte de Han… mejor obviarlo.

    Pero todo esto al final se lo tenemos que agradecer a George Lucas, del que admiro su trabajo y creación, pero que no tuvo peor decisión que venderle la franquicia a la Disney, en lugar de dejar que siguiese siendo independiente o habérsela vendido a la Fox. Si al menos se hubiese seguido con la línea oficial y no tomarse todas las libertades que le ha dado la gana, quizás no le lloverían tantas críticas.

    Sobre las ramificaciones (spin off), decir que la de Han Solo es una gran grandísima decepción. Porque no aparece Han en toda la película. Han es uno de los mejores pilotos del imperio, y en el metraje, no pasa de tropa de infantería. El actor en mi opinión no se ha trabajado el personaje. Ni un mal gesto que dijeses, es Han. El personaje de esta película está a años luz del cazarrecompensas. Qué decir del ambientador de dados colocado en la cabina que pasa inapreciable en toda la saga… y resulta que ahora es a de lo más importante.

    Podría hablar también de la segunda trilogía, pero creo que ya me he extendido bastante y hasta me fui del hilo. Pero ahí queda. ^_^*

    Un saludo y felicitaciones por este gran artículo.

    • Hola, Joti

      En primer lugar, gracias por tu comentario, y desde aquí, invitarte a que no sea el último.
      Lamento disentir, pero no considero que un anglicismo esporádico contribuya a «destrozar la lengua de Cervantes». En mi caso particular, me veo obligado a utilizarlos a diario en mi trabajo por el simple motivo de que, para la gran mayoría, no existen términos equivalentes en castellano. Particularmente pienso que una falta de ortografía hace mucho más daño que un anglicismo, pero bueno, es una simple opinión… Quizá podría aprovechar la oportunidad para que nuestro compañero Simmons, auténtico experto en la materia, arrojase algo de luz al respecto. Ahí le dejo el dardo.
      Sobre la traducción oficial de 1977 «La guerra de las galaxias», es algo que olvidé incluir en el artículo, pero parece obvio que fue la primera que se marcó nuestro «traductor enmascarado». La traducción directa probablemente hubiera ido por «Guerras estelares» que suena mucho más genérico y menos épico que «La guerra». En cuanto a los «Jedis» o «Yedais», hablo de memoria, pero creo recordar que ya en «Una nueva esperanza», Obi-wan le explica a Luke que él fue uno de los caballeros «Yedai», al igual que su padre. En este caso también me inclino a pensar que es otra jugada maestra del localizador ya que, aunque la pronunciación coincida con la inglesa, «Yedai» suena mucho más ceremonioso y folklórico que «Yedi».
      Por último, sobre el imperio Disney, coincido de pleno. Eso sí, me resulta muy curioso ver como, de alguna manera, se jactan de desentrañar las anteriores películas de la saga en busca de anédoctas y contenido friki (como los daditos colgantes) para luego acabar ejecutando auténticas gilipolleces con él. Y ya que has puesto el ejemplo de «Han Solo», me viene a la mente el diálogo en «Una Nueva Esperanza» donde Han Solo contaba las bondades de su nave capaz de «Hacer la carrera del corredor Kessel en menos de 12 parsecs». Aprovechar esto para hacer media película dice mucho de la creatividad de los guionistas que contrata Disney, pero bueno: «Más rápido, más fácil, más seductor…»

  6. Me fascinan estas reflexiones cargadas de anécdotas sobre la trilogía galáctica por antonomasia. Espero que este río de tinta no se seque aquí y se desborde con la visión por lo menos de la trilogía de precuelas. Hay mucho de que hablar de lo que pasó detrás de las cámaras en lo ultimo que tocó Lucas de nuestra querida galaxia.

  7. Señor F, no era necesario demostrar la afición de Lucas por tomar el pelo, estafar o decir “Diego” donde previamente había dicho “digo”. Es algo evidente. Hace poco vi la última entrega de la saga y me surgieron las mismas dudas que a la mayoría de los espectadores, sobre todo, en relación al origen de Rei. Me puse a indagar en internet, como el típico holgazán que no tiene otra cosa mejor que hacer con su vida, consultando foros de auténticos expertos en la materia, donde exponían qué era lo canónico y qué no. Para no extenderme paso directamente a la conclusión: Lucas improvisa la historia sobre la marcha. Lo hace para justificar una nueva secuela, precuela o Spin-off; o para intentar darle un mínimo de coherencia a la obra., pero si ésta se compone de más de 10 películas, además de las series animadas y de su literatura, pues resulta prácticamente imposible. De ahí que los mismos que nos tienen que aclarar las dudas, se desdigan y nos confundan constantemente.
    La cuestión es que Star Wars se ha convertido en un negocio muy lucrativo (y Disney lo sabe. Porque lo sabe. Y lo peor de todo es que lo sabe.) en el que, entre currarse una saga coherente, aunque sea menos extensa, y sacar filmes como churros y con contradicciones, pues se opta por lo segundo, sabiendo que va ser muy rentable aunque se lance un mojón al mercado. Pero eso no debería vd criticarlo. Si se pusiera en el lugar de Lucas, comprendería que esa papada no se mantiene sola, hacen falta dólares, muchos dólares.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*