La filántropa que puso en jaque a los Ramones

Linda Marie Daniele sólo era una joven e inquieta adolescente de Nueva York durante la segunda mitad de los años setenta. Una época que marcó sin lugar a dudas, el panorama intelectual de la ciudad, creando un auténtico caldo cultural en la ciudad de la gran manzana. Bowery, ubicado en el corazón de Manhattan y conocido por aquel entonces, como un barrio de vagabundos y drogadictos (nada que ver con el pudiente y acogedor lugar que es hoy en día) comenzó a sufrir una creciente y fascinante transformación artística. Casi de la noche a la mañana, todos los músicos emergentes, poetas y miembros de la escena Pop-Art, se daban cita en míticos establecimientos como el CBGB o el Max Kansas City. Aquella peculiar escena, empezó a ser frecuentada por cuatro chicos de Queens que ya tenían la visión romántica y adolescente de convertirse en iconos de toda una generación. Joey, Johnny, Dee Dee y Tommy formaron la mítica banda de punk-rock conocida como The Ramones. 
Linda conoció al grupo siendo una habitual de sus conciertos durante la etapa inicial, sin embargo, no se trataba de una Groupie, o al menos, es lo que ella siempre ha querido que los fans consideren. Lo cierto, es que en 1979 comenzó a salir con Jeffrey Hyman, más conocido para el gran público como Joey Ramone. El romántico e idealista vocalista de la banda, había encontrado en Linda a su amor verdadero y no tardó en considerarla una pieza fundamental que inspiraba algunas de sus canciones más brillantes. 

La propia juventud de la extraña pareja siguió su curso, y los sentimientos de Joey dejaron de ser correspondidos por Linda. Lo que podría haber significado una simple historia de amor adolescente con principio y fin, para Joey resultó ser un acontecimiento de una dimensión casi inexplicable. El espigado cantante nunca  consiguió escapar de la trampa que su exacerbado sentido del romanticismo idealista le había tendido a su extrema sensibilidad.  Para colmo de todos los males, Linda se fijó en John Cummings, el guitarrista de la banda, que ya había tenido sus más y sus menos con Joey debido a sus discrepancias ideológicas con respecto al espectro político. Johnny era un ferviente defensor del partido demócrata, mientras que Joey era republicano.

Durante un tiempo, Linda y John mantuvieron en secreto su relación. Ambos tenían miedo de que Joey dejase la banda si se enteraba de la noticia. El vocalista, nunca fue capaz de aceptarlo del todo a pesar del paso del tiempo, y probablemente a Johnny tampoco le hacía ninguna gracia que su compañera fuese la ex novia de alguien de su entorno más cercano. La consecuencia de toda esta historia fue vivir continuamente en el alambre. Seguramente hoy, si echamos la vista atrás y observamos la carrera de la banda a lo largo de más de dos décadas ininterrumpidas, podría parecernos extraño que un grupo de rock que ha publicado nada menos que catorce álbumes de estudio haya vivido al borde de la escisión. Pero lo cierto es que sus dos miembros más legendarios no se dirigían la palabra y se odiaron profundamente durante gran parte de sus vidas. 

Joey siguió haciendo su vida, pero no olvidó a Linda, y sobretodo no olvidó que ella y John eran estables y felices. Entre las canciones legendarias que le dedicó, destacan dos que forman parte del  álbum Pleasant Dreams, publicado durante la época de transición entre la ruptura de Joey con Linda y la llegada de la nueva situación romántica de ésta con John. El tema She is sensation fue todo un homenaje a la admiración que sentía por ella. Y KKK took my baby away, se convirtió para los fans de la banda, en el fiel reflejo de las diferencias ideológicas que el cantante y el guitarrista enfrentaban. 

¿Por qué continuó la banda en activo durante tanto tiempo a pesar de las enormes diferencias personales de sus piezas fundamentales?

John tenía una obsesión en su vida: tener en el banco un millón de dólares. Es sencillo pensar que una banda legendaria como The Ramones podría conseguir esa cantidad con facilidad. Sin embargo, la banda nunca fue capaz de vender su legado y su extraordinaria repercusión histórica hasta años después de terminar su periplo. Hoy The Ramones están concebidos por el gran público como una de las formaciones más legendarias e influyentes de la historia del rock, pero esa reputación y cifras de ventas acontecieron a posteriori.

John sabía, que necesitaba a Joey. Él no era su perfil de cantante ideal, pero entendía perfectamente que The Ramones funcionaba gracias a la extravagante imagen  y talento del cantante como pieza fundamental del engranaje. Por su parte, Joey era una persona con múltiples trastornos obsesivos, además de tener una apariencia desmedidamente extraña y complicada de aceptar en cualquier otro entorno social lejano al mundo del que formaba parte. El rock and roll salvó la vida del vocalista de Queens, convirtiendo a un inadaptado en una estrella idolatrada y venerada en toda la escena cultural. Ninguno de los dos podía permitirse abandonar la banda. The Ramones era parte esencial en las vidas de ambos. 

Linda en la actualidad

Hoy tristemente recordamos que estas dos legendarias y carismáticas personalidades ya fallecidas, compartieron el amor por la misma persona: Linda Ramone. Asi se hace llamar a día de hoy, la mujer que hizo peligrar el legado de una formación histórica en el mundo de la cultura. Lejos de considerarse una Yoko Ono, Linda siempre quita hierro a estos asuntos en todas las entrevistas que concede. Todo es verdad, pero está contado de manera enormemente exagerada. -Linda Marie Daniele.

 

2 comentarios

  1. Un True Love y el poder femenino que destroza bandas, los conceptos redundantes en el arte y la música. ¡Ni The Ramones escaparon a ello! Aunque por lo que contáis en esta pieza, el tufillo a billetes pudo más. Queremos saber más sobre la vida y obra de Linda Ramone.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*